Juan Brito Martín

Hace un par de años pasaba yo por la carretera de Mozaga a Teguise. Llevaba un poco de prisa pero tuve que parar a hacer una foto a un hombre que estaba arando con un dromedario. Allí eché la mañana. Era Juan Brito.

Juan Brito Martín nació en el peñón del indiano en Tinajo en 1919, el mismo año que César Manrique, al que en 2019 dicen “El centenario” o “2019, el año de Manrique”.

“Yo nací entre hombres de poca conversación, poca sonrisa, broncos y duros como la roca” decía Juan Brito desde el recuerdo del que nunca estuvo en la escuela “nunca jugué con un niño, porque no lo había, pero siempre trabajé como un hombre. Durante los meses de invierno subía al volcán Tamia todos los días con más de 20 animales y ellos me eligieron como el rey de la manada y me obedecían por sus nombres.”

En 1938 conoce por primera vez la escuela durante el servicio militar, donde le darían el certificado de estudios primarios.

Trabajó todas las labores del campo, montó una carpintería en Mozaga para hacer toda clase de aperos y utensilios necesarios para la labranza y los camellos.

Administró la bodega de El Grifo, realizando todas las labores pertinentes de las vides y la bodega, haciéndose un experto en tonelería.

Sabiendo que se había sacado el carné de conducir, en Tenerife, fueron a buscarle para trabajar en el taxi de Arrecife de Juan Machín. En él trabajó durante once años, cuando los taxistas no tenían un lugar prefijado para la parada.

Le encantaba llevar a los (primeros) turistas por los campos sembrados, ver la recolección, puesto que conocía a todos los agricultores.

Los sábados era contratado por el presidente del Cabildo, José Ramírez, para ir a visitar, junto a César Manrique, las obras en ejecución que realizaba el Cabildo y pagar en mano a los trabajadores.

Resultado de imagen de lanzarote "juan brito""
Soldados del tabor de paseo por la isla en el taxi de Juan Brito, un Ford Maroon de 1949

En 1951 se apasiona con la alfarería y quiere reproducir la cerámica aborigen en el nuevo momumento al campesino. Aprende dicho arte de Dorotea, ceramista de El Mojón. Pone su propio taller de alfarería en Los Cocoteros.

En 1960 participa como guía local en las excavaciones arqueológicas del Rubicón.

En 1962 recupera numerosas piezas arqueológicas expoliadas por un grupo de franceses pretendían sacar de la isla. Todo ello se encuentra hoy en el museo de historia de Arrecife.

Gran apasionado de Lanzarote y la agricultura en 1963 propone al Cabido hacer en Maneje una gran centro representativo agrario permanente, una reproducción de un cortijo que escenificara todas las labores del campo conejero; con alcogidas, aljibes, casa de labranza, aperos, animales y una muestra de todos los cultivos. Ramirez y Manrique quieren hacer un monumento al campesino en La Geria; Brito les sugiere de hacerlo en la peña de Mozaga y le encargan que hable con los propietarios del terreno.

En 1964 le dan su parada y se compra un Opel Kapitan.

El Ayuntamiento de Arrecife le cede una casa en la barriada de Titerroy, donde creará un almacén y un pequeño museo.

Crea el grupo folclórico Titerroygatra, que un año después se convierte en Los Campesinos, adoptando visualmente la antigua vestimenta del campesino de Lanzarote. En este contexto crea el baile de la Saranda, la letra y coreografía de la malagueña, la Isa del barbecho, etc. Fundador asimismo, del primer centro cultural de Titerroy, para la formación de grupos infantiles, murgas y comparsas.

Colaboró en la campaña de encalar las casas, pintándolas todas de blanco en contra de la moda de los colores.

En 1970 colabora con Luis Alemany, arquitecto de Bellas Artes, en obras de restauración de la Villa de Teguise y del Castillo de Guanapay.

En 1971 es nombrado, con paga, guarda nacional del patrimonio arqueológico y de monumentos históricos; y también es nombrado por el Cabildo vigilante de las normas complementarias y subsidiarias de planeamiento, uno de cuyos objetivos es la paralización de todas las edificaciones clandestinas. Deja el trabajo de taxista.

En 1974 colabora en la campaña de desaparición de todos los carteles de propaganda existentes en carreteras y espacios abiertos.

En 1980 descubre la mareta aborigen de Zonzamas, de 2.500 pipas de capacidad.

En 1984 el Cabildo le concede la medalla Pancho Lasso.

En 2003 recibe la medalla de oro de Canarias.

En 2013 es nombrado hijo predilecto de Lanzarote.

En 2017 fallece su esposa, Isabel Paz Arrocha.

Autodidacta, artesano, ecologista, agricultor, ganadero, palmero, alfarero, pastor, carpintero, etnógrafo, poeta, escritor, investigador, historiador, cañero, cantero, etc.

Pleno hasta el último de sus días, los dedica a Lanzarote, la agricultura y los camellos. Fallece en 2018 a los 98 años de edad.

Confeccionó además un mapa Arqueológico de Lanzarote (con 46 yacimientos); realizó estudios diversos sobre los primeros asentamientos de la isla y la evolución del molino aborigen (desde el machacador, pasando por las lajas frotadoras, piedras ciegas, molinos de manos y tahonas, hasta los molinos actuales). También ha recogido topónimos de Lanzarote: más de 100 nombres con la consonante T (por el sur de la isla) y aproximadamente otros 100 con la G (por el norte). En concreto sobre Teguise, antigua capital insular, ha reunido y localizado: documentos, pinturas, armas antiguas, sables (entre ellos el que perteneció al último gobernador) [cita requerida], objetos de plata, trabajos de orfebrería, etc.

Alfarero (nieto y alumno de la última locera tradicional de la isla: Dorotea de Armas Marcelo), cerámista y creador de dos conjuntos escultóricos: La Mitología de la Princesa Ico,11​ con 25 figuras hechas en barro, y una recreación del Obispado del Rubicón, con 20 figuras. Desde 1980 tiene una exposición individual permanente en las salas del Museo de Historia de Arrecife.

En cestería trabajó la caña, el pírgano, la paja de trigo, el junco, la palma, etc. En piedra: molinos, pilas, morteros, vicas, etc. En madera, todo tipo de aperos del campo: arados, sillas, serones, medidas, cangas, juegos, etc.

Publicaciones: Mitología de la Princesa IcoCoplas y Canciones (1999) y Sorondongos de Lanzarote (editado por el CCPC en 2010).12​ También varias separatas informativas históricas, entre otras: Las veredas del agua, Las vegas de trigo, Molinos y tahonas, Los mil años de molienda, La gran aldea de Zonzamas, El hombre y el campo, El arado, el camello y el hombre, La pastora y la virgen, El trillo de pedernal, Medidas de trueque y El serón y el camello.

El director de cine Alfonso Palazón rueda en la isla un documental sobre su vida y hace una web: https://juanbritotamia.es

https://pellagofio.es/islenos/historia-oral/taxista-y-guarda-del-patrimonio-arqueologico