el Constellation

F-BHBI Lockheed L1049G Super Constellation Air France LPL 12JUL66

1969-8-25. Al cuatrimotor Lockheed L-1049 Super Constellation, matrícula F-BHBI (FBH-BI, FBHBI, FBH-BI), le fallaron los motores 3 y 4 mientras realizaba la ruta desde Bissau (República de Guinea-Bisáu) a Lisboa (Portugal); aterrizó de emergencia en el aeropuerto de Lanzarote.

(Según cuentan [versión no confirmada], sus ocupantes abandonaron el avión, el cual se dedicaba a transportar armas con destino Biafra (Nigeria).  No se sabe si llevaba justo en ese momento.)

Phoenix Air Transporte, compañía francesa propietaria de la aeronave, tras intentar repararlo, lo abandonó.

El Ejército decide quedárselo para su traslado al Museo del Aire pero ante lo costoso del proyecto, lo abandona.

1972 Sale a subasta.

1975-12-15 Lo compra Rafael Sánchez, empresario chatarrero de Las Palmas.

1976 Sin que el avión se moviese de la isla, los empresarios lanzaroteños Enrique Díaz y Javier Naverán (Naverant?) lo adquieren para ponerlo en la zona de Fariones (después llamado “Puerto del Carmen”) (¿Matagorda?) y montar un bar. Nuevamente, el coste del proyecto, por su traslado por mar en una barcaza desde el aeropuerto, les hace desistir.

El avión se saca del aeropuerto y queda abandonado en un solar de Playa Honda, a la derecha de la pista 03.

Pocos años después un incendio provocado, seguramente por los chavales que solían meterse dentro, terminó por destruirlo y acabó en la chatarra.

En las inmediaciones se hizo el puticlub “El avión”, aunque no está confirmado si guarda relación.

1978 Sale en la película “Superbaby, el coche fanfarrón”.

F-BHBI Lockheed L-1049G Super Constellation cn 4634 Arrecife 20Jul81

1981

1982 Sale en el videoclip de “Besos y Rasguños“, grupo femenino lanzaroteño.

1985 Fotos: Gabriela Spain

F-BHBI - Lockheed L-1049G Super Constalation - Transporte aéreo de Phoenix

En el museo del aeropuerto queda un motor del avión pero no es ninguno de los que tenía sino uno que trajeron para cambiárselo, que no se cambió. Foto: Stefan Kuhn.

Wikipedia

Aviatechno.net

Si quieres saber más sobre el aeropuerto de Lanzarote pincha aquí.

Le llamaban COONIE pero también se referían a él como “el trimotor” (trimot) porque, si las condiciones de peso y atmosféricas eran buenas, los pilotos decidían parar uno de los motores; así, si se producía la falla en cualquier otro, siempre disponían del motor parado en calidad de reserva. Muchas compañías adoptaron este sistema como de procedimiento normal.

estuvo donde hoy en día está eurest y después lo trasladaron a una chatarra que había justo por debajo de la panificadora Lanzarote”
 
Yo estuve cuando era chinijo jugando en el
 

Victor Sánchez
Bonitos recuerdos, tendría yo 10 o 12 años, hace 40 ya, como pasa el tiempo, solíamos dividirnos en dos grupos, unos quedaban en tierra y los otros subían al avión por una trampilla estrecha a la que se accedía subiendo a un bidón oxidado.
El interior había sido saqueado a conciencia, era difícil desplazarse dentro de la cabina de pasaje pues sólo quedaban las juntas de lo que había sido el suelo del pasillo, y pocas ventanas conservaban el cristal. Al fondo se encontraba la cabina del piloto, y aún conservaba el asiento de comandante y copiloto, los cuernos, y las palancas de gases, lo que hacía volar la imaginación de un chinijo cuya inocencia no le estaba haciendo saber que vivía una de las etapas mas bonitas de la vida.
Nuestro juego era básico, unos arriba y otros abajo lanzando teniques a diestro y siniestro, huelga decir que el atractivo residía en pertenecer al grupo del avión, y la batalla terminaba cuando el avión era ocupado o le abríamos la cabeza a alguien , esto segundo era lo más frecuente.
Era habitual correr por las alas desafiando el viento y la lluvia de piedras, y algunos, los más osados, eran capaces de subir al techo del avión desafiando el fuerte viento de Playa Honda o trepar al timón de cola. En honor a la verdad creo que no pasé del desafío de las alas, donde nos parapetábamos en el hueco que dejaban los flaps.
Con el tiempo dejé mi querida Lanzarote y un día llegó a mis oídos la noticia que había ardido, una lástima, creo que ese día puso final a una infancia a la que ha sustituido una nostalgia que me sigue dibujando sonrisas.
PD: Lo del Puticlub no lo sabía, en esa época estaba más interesado en jugar a los click de famobil

Agustín Perez Garcia: “Anda que no pase tiempo jugando a ser piloto en el Avión Viejo, como lo llamábamos…”
 
Estuvo años en un solar, en la urbanización D Paco, en Playa Honda, el súper constelación
 
Yo lo conocí en dicho lugar en 1978.

2 comentarios sobre “el Constellation

  1. Bonitos recuerdos, tendría yo 10 o 12 años, hace 40 ya, como pasa el tiempo, solíamos dividirnos en dos grupos, unos quedaban en tierra y los otros subían al avión por una trampilla estrecha a la que se accedía subiendo a un bidón oxidado.

    El interior había sido saqueado a conciencia, era difícil desplazarse dentro de la cabina de pasaje pues sólo quedaban las juntas de lo que había sido el suelo del pasillo, y pocas ventanas conservaban el cristal. Al fondo se encontraba la cabina del piloto, y aún conservaba el asiento de comandante y copiloto, los cuernos, y las palancas de gases, lo que hacía volar la imaginación de un chinijo cuya inocencia no le estaba haciendo saber que vivía una de las etapas mas bonitas de la vida.

    Nuestro juego era básico, unos arriba y otros abajo lanzando teniques a diestro y siniestro, huelga decir que el atractivo residía en pertenecer al grupo del avión, y la batalla terminaba cuando el avión era ocupado o le abríamos la cabeza a alguien , esto segundo era lo más frecuente.

    Era habitual correr por las alas desafiando el viento y la lluvia de piedras, y algunos, los más osados, eran capaces de subir al techo del avión desafiando el fuerte viento de Playa Honda o trepar al timón de cola. En honor a la verdad creo que no pasé del desafio de las alas, donde nos parapetábamos en el hueco que dejaban los flaps.

    Con el tiempo dejé mi querida Lanzarote y un día llegó a mis oídos la noticia que había ardido, una lástima, creo que ese día puso final a una infancia a la que ha sustituido una nostalgia que me sigue dibujando sonrisas.

    PD: Lo del Puticlub no lo sabía, en esa época estaba más interesado en jugar a los click de famobil

    Gracias por el artículo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s