la marina

La marina se fue rellenando y quitando espacio al mar; es lo que hoy es la avenida del parque Islas Canarias, desde el parador nacional hasta el puente de la calle real.

 

13-4-1955 Se inaugura oficialmente el nuevo local de oficinas de Iberia en la Avenida del Generalísimo, 10 de Arrecife.


Pensión (Rosario) “La vasca”. Junto al café Miramar. En la planta baja se ubicaron las oficinas de diversas empresas como Iberia, Banco Hispano Americano y la Caja Insular de Ahorros. Mandado construir por Eduardo Coll.
Regentada por Jesusa Salaverría Elicegui, quien quedó viuda después de la guerra civil y vino a Lanzarote con sus hijas, montando una casa de comidas en el Callejón Liso, esquina con la calle Luis Morote.
(Salaverría / Salaberría / Salaberri / Salabarría / Salabarri / Nuevocortijo / Cortijonuevo)

 

La caseta de la derecha era una tienda de venta de artesanía enfocada a los turistas del Parador.

“Los íntimos lo llamamos “El Medio Almud” y para los restantes era el Paseo del Muelle Chico. El Medio Almud lindaba al Norte con el café de Bonilla y la pensión de Rosario ‘La Vasca’, calle de La Marina por medio; al Naciente con el bar El Teide y el llano delante del Kiosko y al Sur y al Poniente con el mar, “bancos de cemento” al borde; y tenía seis bancos de tirillas verdes y uno de dos tablas de verde más oscuro; y estaba empedrado de “piedra viva” carcomida por las sales marinas; y en una de las piedras había un “gua” que en “el tiempo del boliche” estaba lleno; y en el ángulo de los bancos de cemento estaba la “Caseta del Baño”; y la caseta era encalada, y tenía un techo inclinado de madera, y unas rejas de hierro oxidado donde Manolo “El Picúo” se cortó en el brazo; y dentro tenía unas escalinatas de madera; y yo, cuando era muy pequeño, entré de la mano de mi prima; y allí vi por primera vez, y no se me olvida, unos muslos de mujer muy velados por la honesta faldita del bañador de los años del recato.”

Historia menuda de Arrecife. Antonio Lorenzo